Saturday, July 19, 2008

La tortura de los PANistas en Lión. Todo queda en familia.

"Prospera omnes sibi vindicant, adversa uni imputantur"
Tácito



Al-varito Cerebro de Vaca, con el rostro demacrado luego de gastar lágrimás y pañales para adulto miles, forzado por el martirio mediático de los chismosos.




Esta noche habrá fiesta en el castillo. Mi duendecillo, el alcalde lionés me habló después de que el procurador de los derechos de los siervos de la comarca de Guanajuato diera su veredicto sobre los divertimentos que la gente de la Corte Real, como Lord Al-varito Cerebro de Vaca, jefe de la guardia real, tiene para darle sabor a la a veces tediosa existencia en este Reino del Bajío, y que los malosos de los media y grupos insensatos exageradamente llamaron, ja, tortura.

-Duende malo, malo. NO lo vuelvas a hacer. Ten cuidado de que para la próxima mejor no se graben videos. Ya ves la que se armó. Duende tarado y gangoso. Ahora di que lo sientes y vete a confesar con Pepelupe. Duende feo y malo. - Le dijo, palabras más, palabras menos Manuel Vidaurri Aréchiga, procurador de los derechos de los siervos en la comarca de Guanajuato.



Mi duendecillo cuando decía "A mí me vale Wilson"


Mi Duendecillo sintió como si su ñanga humanidad fuera un cielo que de pronto se iba despejando de nubes tormentosas. Con la sonrisa hecha un arcoiris, tomó el teléfono. Escuché sus palabras que salían del auricular como venadillos alegres, como mariposas iridescentes bajo el brillo del bienechor astro rey, como ardillas que por un momento se hermanan con osos y pumas para cantar una canción pía y amorosa:



-!dddsssu aeeeedssssssdad esssss-oi eeeeedddsssizz!

-Lo sé, duendecillo, yo también estoy feliz. A mí también me embriaga la dicha. Veo que seguiste mis sabios consejos y los de Vekemans y te defendiste como buen miembro que eres de la orquesta. ¡Eres un pillín, te adoro yunquetero!

A lo que yo me refería era ni más ni menos que a poner en acción la pirámide volteada. Y es que la chusma empezaba a pedir la cabeza no sólo de Al-varito Cerebro de Vaca, sino la de mi duendecillo y hasta la de Ñoño.

Les conté lo simple de mi plan y se postraron ante mi trono llenándome lo dos de mimos y caravanas, mi duendecillo y lord Al-varito, el pobrecillo varón que desde hacía semanas pasaba las noches como una doncella meláncólica en vela, derramando lágrimas y gastando cantidades industriales de pañales para adulto.

-Si piden cabezas, que se conformen con la base de nuestra organización. Primero los guardias reales. De no bastar ese sacrificio, démosles a Tontornero y al jefe de entrenamientos y manualidades de la guardia real. Y ya está.


Tontornero se va, se va, se fue... para contentillo de Cerebro de Vaca que se queda, se queda, se queda como noble y PANista que es


De mi se acuerdan como así todos quedan contentos, el asunto se olvida y nuestros siervos lioneses siguen colaborando con el PAN igual de alegres y conformes que siempre, según el respeto que prodigamos a nuestros derechos humanos, sobre todo al de pernada.

Mi duendecillo brinca que brinca de contento. Al-varito Cerebro de Vaca está que canta y canta canciones de Thalia como una adolescente de la Salle que se ha librado de su embarazo no planeado.



Todo en Lión parece que vuelve a la normalidad. Y por eso esta noche hay fiesta en el castillo.

2 comments:

mosiahgarvey said...

pasen la pasta de la ingenuidad!!!!! Todos sabiamos ke as'iba a pasar. no se la jalen ni chillen q' asi es i asi va'ser con el pan chido. mejor chequense el heraldo en donde soy editor.

Capitán Guanajuato said...

¿El Heraldo, dices?

¿Te refieres al periodicucho ese que ni para leer en el baño sirve?

Tsssss... ¡Qué honor!